“Haz la paz” suma esfuerzos a favor de sobrevivientes y víctimas del conflicto armado en Colombia

Bogotá, septiembre de 2018 – Sectores público y privado reúnen esfuerzos en “Haz la paz”, iniciativa que brinda apoyo al Gobierno colombiano, a fin de dar a los sobrevivientes y víctimas del conflicto una nueva oportunidad para reconstruir sus vidas y los lazos con sus comunidades rurales, a través de la innovación y la tecnología.

“Haz la paz” tiene tres ejes de acción: “Reconciliación tecnológica”, “Avanza con la ciencia” y “Emprendimientos de paz”, con los que las comunidades rurales y en situación de vulnerabilidad se capacitan laboralmente y adquieren herramientas importantes como las habilidades tecnológicas y la certificación formal, útiles para su vida y reincorporación al mercado laboral.

Desde su puesta en marcha en marzo de 2018, el programa ha impactado de manera positiva la realidad de dos grupos poblacionales ubicados en zonas veredales de los departamentos del Meta y La Guajira, alcanzando un total de 300 personas beneficiadas.

El pasado mes de junio, un grupo de 40 voluntarios de AstraZeneca, una de las farmacéuticas más grandes del mundo con sede principal en Londres, con el apoyo de la embajada de Reino Unido en Colombia -ambos líderes del programa “Haz la paz”-, Andired y su Fundación Lazos de Orgullo, visitaron el kiosco de “Vive Digital”, ubicado en la Macarena, Meta. Allí, realizaron la donación de 20 iPads y presentaron contenido en línea a la comunidad, que fue desarrollado por los colaboradores y servirá para fortalecer habilidades informáticas básicas y brindar consejos a padres de la zona.

“De este modo, cada iPad se transforma en una "sala virtual de reconciliación", donde cada persona podrá acceder a los programas educativos que están disponibles y tendrá la posibilidad de pensar en un mejor futuro”, señala Rafael Mendoza, presidente de AstraZeneca en Colombia.

Asimismo, 20 voluntarios, acompañados por el embajador del Reino Unido en Colombia, Peter Tibber, estuvieron el pasado 31 de agosto en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Pondores (Guajira) realizando labores de limpieza y pintura; capacitaciones para las madres gestantes y lactantes y compartieron con los niños menores de cinco años un espacio artístico. Este voluntariado fue posible gracias a la colaboración entre la compañía multinacional y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN).

"Este es un ejemplo de cómo la empresa privada puede apoyar el proceso de la paz. El gobierno británico ha sido un aliado desde el principio, pero lo importante es resaltar que la paz es de todos los sectores en Colombia y no sólo de los gobiernos. Vemos muy positivo el trabajo de los voluntarios de “Haz la paz”, en el territorio con las madres y los niños", reconoció el embajador del Reino Unido en Colombia, Peter Tibber.

A mediano y largo plazo, los promotores de “Haz la paz” trabajarán mancomunadamente en la implementación de nuevas intervenciones, basadas en ejes como “Avanza con la ciencia”, con el que el programa ayudar a certificar a ex integrantes de las FARC en áreas de la salud, abriendo así la puerta para su empleo formal en hospitales y centros de atención primaria.

Y “con “Emprendimientos de paz”, de la mano con el Ministerio de Salud e importantes instituciones de salud independientes, realizaremos talleres que ayuden a las comunidades en áreas anteriormente controladas por la guerrilla de las FARC a desarrollar sus capacidades médicas, de acuerdo con las directrices creadas por el Gobierno”, explica Mendoza.

De esta manera, “Haz la paz” surge como respuesta a uno de los grandes desafíos que plantea la época del postconflicto como la integración de las antiguas comunidades guerrilleras en la sociedad civil, en la que la innovación y la tecnología marcarán un nuevo rumbo.